Como ámbito especializado, la tecnología médica aúna diferentes ciencias de la ingeniería con campos temáticos médicos tales como el diagnóstico, la terapia, la enfermería y también la rehabilitación de personas enfermas o sanas. El conocimiento técnico sirve aquí para desenvolverse a nivel práctico en las áreas concretas y para optimizar los métodos de tratamiento correspondientes. En este contexto, la tecnología médica desarrolla aparatos, productos y procesos técnicos. En el marco de la investigación y del desarrollo también se recurre a principios, reglas y conocimientos procedentes de tecnologías tales como la tecnología de microsistemas y la nanotecnología. También la influencia de las tecnologías ópticas y la tecnología de la información y de la comunicación sobre la tecnología médica está en continuo crecimiento. Cada vez más relevante es el uso de la robótica, tanto en el ámbito operativo como en el ámbito de la terapia y la enfermería (cuidado de enfermos).

El significado de la tecnología médica se pone de manifiesto especialmente desde el plano de las tareas del futuro para la sociedad en su conjunto, siendo una de las principales afrontar el cambio demográfico. Adicionalmente, sirve de motor al mismo tiempo que plantea exigencias al desarrollo de variadas tecnologías clave, tales como la fabricación aditiva. El objetivo de la tecnología médica también es facilitar el trabajo del personal médico y mejorarlo de forma orientada al éxito. La tecnología médica se caracteriza por representar una industria y sector muy regulados y, a su vez, enormemente progresivos. En este contexto, el desarrollo de aparatos médicos está influenciado por altos requisitos de seguridad y por directrices a cumplir, así como por los amplios conocimientos que debe tener el personal especializado para poder utilizar tales aparatos y ocuparse de su mantenimiento. 

Reductores Harmonic Drive®  en robots sanitarios 

Tanto la robótica como la mecatrónica se han establecido en distintos campos de aplicación médicos. Los llamados robots sanitarios suponen hoy una parte integrante cuya presencia es continua en muchos hospitales, clínicas y centros de rehabilitación. Allí, suelen realizar un trabajo extremadamente complejo y asisten al personal especializado en tareas que llevan a sus límites la capacidad humana o que no son ejecutables a largo plazo por cirujanos, internistas o enfermeros y auxiliares de enfermería. Los robots sanitarios se basan en la gran funcionalidad de sus componentes y presuponen atributos tales como libertad de movimientos, estructura compacta y estabilidad (suavidad) del funcionamiento. Dado que solo con una tecnología médica de alta calidad que trabaje con precisión se puede ofrecer a las personas afectadas un tratamiento (ejercicios) de rehabilitación efectivo, los reductores Harmonic Drive® de las series HFUC, HFUS, CSD y CSG garantizan las características mencionadas. Las unidades («units») de las series mencionadas encuentran su lugar, entre otros, en articulaciones de robot, y cumplen otro criterio decisivo: se pueden mover de forma pasiva. Correspondientemente, mediante su funcionamiento activo, demuestran ser útiles y, como producto de la tecnología médica, realizan una importante aportación para el éxito de la terapia.  

Impresión 3D y digitalización en la tecnología médica

La tecnología médica se encuentra sometida a la influencia de muchos factores. Junto a médicos y cirujanos que investigan nuevos métodos curativos, y a la política sanitaria, que fija las condiciones marco, son sobre todo los ingenieros los que otorgan dinamismo al ámbito especializado de la tecnología médica. Con tecnologías innovadoras, lideran la configuración del progreso de diagnosis, terapia y todas las demás subdisciplinas de la tecnología médica. Entre las tendencias tecnológicas más prometedoras y marcadoras del futuro se encuentran, junto a la miniaturización, automatización y personalización, especialmente los procesos de fabricación aditivos, tales como la impresión 3D y la digitalización.

El empleo de la impresión 3D y de otros procesos de fabricación aditiva resulta relevante en la medicina de las más diferentes formas y maneras. Mientras que los implantes se pueden fabricar de forma rápida y económica, los modelos realistas producidos mediante procesos por capas sirven como objetos de ensayo, facilitando de este modo información sobre operaciones a realizar. Los trabajos de investigación en otro ámbito de aplicación de los procesos aditivos dentro de la tecnología médica no son menos revolucionarios: la impresión de órganos artificiales y de células madre humanas.

El interés de la tecnología médica en procesos de fabricación aditivos tales como la impresión 3D se basa especialmente en la posibilidad de, por ejemplo, fabricar implantes y prótesis de forma totalmente individual. Mientras que los tamaños y formas estandarizados hasta ahora se solían poder adaptar solo a posteriori, los procesos por capas permiten justamente lo contrario. Mediante la modelación o la evaluación de procesos generadores de imagen, la llamada «imagenología», (radiografías tri-dimensionales), se generan registros de datos 3D que se producen de forma precisa y relacionada concretamente con el paciente: el resultado es un aumento de las posibilidades de curación y de la calidad de vida del afectado.

La digitalización aporta innovaciones que ya hoy han supuesto un cambio esencial en el sistema sanitario y que también han llegado a la vida privada mediante aplicaciones de teléfonos inteligentes y relojes de pulsera electrónicos, los llamados relojes inteligentes (smartwatch), que registran datos tales como el pulso. El procesamiento y la interconexión inteligente de todos estos datos mediante sistemas IT digitales permiten obtener una imagen rápida y completa de la salud humana. No solo el diagnóstico se beneficia en este contexto sino que también en lo que respecta a la terapia y a la rehabilitación se pueden adoptar medidas fiables y adaptadas individualmente.

Ámbitos de la tecnología médica

La tecnología médica y los aparatos médicos abastecen a un amplio espectro de ámbitos de aplicación y de tareas. Así, en el marco de la imagenología del diagnóstico se utilizan, entre otros, la resonancia magnética (RM), procesos radiográficos tales como la tomografía computarizada (TAC) y la mamografía, como también la ecografía clásica en aparatos de tecnología médica. Entre los llamados productos médicos se encuentran, por ejemplo, los marcapasos cardiacos, las máquinas de diálisis y bombas de infusión, así como ayudas a la visión y diferentes implantes y prótesis. Los productos mencionados son parte de la tecnología de los hospitales que se ocupa de los aparatos médicos dentro del hospital. Otros ámbitos de aplicación en la tecnología médica son la ingeniería tisular o de tejidos («Tissue Engineering»), la creación de órganos artificiales y la informática médica. Esta última abarca la recogida, representación, administración, almacenamiento y aplicación de datos desde el punto de vista médico. Entre los campos más avanzados se encuentra la sala de operaciones. Aquí, los sistemas de asistencia permiten, por ejemplo, un control automatizado de la respiración, mientras que robots de operación ayudan a sus compañeros humanos mediante la más alta precisión y un rendimiento constante.

Resumen de la tecnología médica y sus ámbitos: 

  • Tecnología en hospitales
  • Diagnóstico generador de imágenes (imagenología)
  • Ingeniería tisular o de tejidos (Tissue Engineering)
  • Aparatos médicos
  • Informática médica
  • Rehabilitación y terapia
  • Tecnología para operaciones

Investigación y desarrollo en la tecnología médica

A nivel económico, las características centrales son la intensa interconexión de productos y prestaciones, así como el proceso de estandarización internacional de la tecnología médica  A ello se unen enormes condiciones marco estatales que no solo deben proteger a pacientes y a entidades que se encargan de los costes, sino también a fabricantes y al personal especializado. Una característica esencial es la alta proporción que ocupa la investigación dentro del sector, que está por encima de la media.

Tanto las empresas y fabricantes del sector de la tecnología médica como sus componentes técnicos realizan grandes inversiones en investigación y desarrollo, de forma que la media del sector es de casi el 10 % de la facturación. Esta estadística se basa en la necesidad cada vez más patentemente creciente en el futuro de aparatos médicos de alto desarrollo tecnológico que hacen de la tecnología médica un elemento crucial de la economía sanitaria industrial. De esta forma, la tecnología médica contribuye en gran medida a la denominada cadena de producción de valor de la salud: ofreciendo soluciones y propuestas de solución para problemáticas que afectan al conjunto de la sociedad.